Antoni Tàpies

Antonio Saura nació el 22 de septiembre de 1930 en Huesca, España. Cuando Saura era joven, su padre lo llevó a Madrid para visitar el Museo del Prado, donde vio cuadros de Francisco de Goya y Diego Velázquez. Después de contraer tuberculosis a los trece años y estar en cama durante cinco años, Saura reflexionó sobre su visita al Prado. En 1947, en vías de recuperación y sin formación formal, comienza a producir arte. Inicialmente experimentó con diversos medios, como pintura, litografía, grabado, prosa y poesía.

En 1954, Saura se trasladó a París, donde conoció a Benjamin Péret y a otros surrealistas. Su obra de este período utiliza formas biomórficas y recuerda pinturas de Joan Miró. Instalado en Madrid en 1957, comienza a pintar con un estilo más severo con una temática limitada a motivos repetibles, como el cuerpo femenino y el retrato. Estilísticamente, su trabajo se inspiró en los pintores expresivos de la escuela de Nueva York, así como en artistas de Art Informel como Jean Fautrier.

El regreso de Saura a España inspiró un regreso a las influencias españolas. En las décadas de 1950 y 1960, realizó una serie de pinturas de una escena de crucifixión que recuerdan la composición del propio Velázquez en 1632 en el Prado. La paleta limitada de Saura, las pinceladas restringidas y el tema espantoso también evocan la obra de Pablo Picasso de finales de la década de 1930, especialmente el Guernica monocromático (1937). Saura, como Picasso, quedó impresionado por las fotografías del bombardeo de la capital vasca, pero las expresivas pinceladas de Saura indican más directamente su respuesta emocional a la muerte y destrucción en tiempos de guerra. En 1957 fundó el grupo El Paso (1957-1960) con otros artistas afincados en Madrid. El grupo se considera parte del movimiento más amplio del informalismo español, junto con el grupo catalán Dau al Set (Séptima cara del dado, 1948-1953) y el pintor Antoni Tàpies. Antes de su disolución, El Paso participó en dos exposiciones en Nueva York: Nueva pintura y escultura española en el Museo de Arte Moderno y Antes de Picasso, Después de Miró en el Museo Guggenheim (ambas de 1960).

La continua agitación política de la década de 1960 dejó a Saura con una relación conflictiva con su arte. En 1965 y nuevamente en 1967, destruyó cientos de sus pinturas. En 1968, abandonó la pintura al óleo por completo durante diez años y trabajó en otros medios. Más adelante en su carrera, Saura diseñó escenografías para ballets y representaciones, incluida una producción de Carmen en París (1983). En 1995 incursionó en el cine, colaborando con su hermano Carlos en la realización de Flamenco, en la que el artista describía su proceso pictórico.

La primera exposición individual de Saura tuvo lugar en la librería Libros de Zaragoza de Zaragoza, España (1950), y en la Biblioteca nacional de España, Madrid (1956) apareció una exposición que examina su obra desde la década de 1940. Expuso ampliamente en Europa y Estados Unidos, incluidas dos exposiciones monográficas en la Galería Pierre Matisse, Nueva York (1961, 1971). Se han realizado retrospectivas en muchas instituciones, incluido el Stedelijk Van Abbemuseum, Eindhoven, Países Bajos (1963); Instituto de Arte Contemporáneo de Londres (1966); y Museo de arte contemporáneo, Madrid (1982). En 2003, el Museo Guggenheim Bilbao presentó Antonio Saura: memoria y recuerdo. Saura recibió numerosos honores y premios, incluido el Premio Internacional Guggenheim (1960) y el Grand Prix des Arts de la Ville de Paris (1995). Fue galardonado con el premio Carnegie por su contribución a Documenta, Kassel, Alemania Occidental (1964). Saura murió el 22 de julio de 1998 en Cuenca, España.